Inicio » Actualidad »

Neyla Santiesteban, cirujana por amor

DrC Neyla Beatriz Santiesteban Collado, jefa del servicio de trasplante de órganos abdominales en Holguín

La historia del hospital clínico quirúrgico Lucía Iñiguez Landín sería difícil de escribir sin que en ella no apareciera lo hecho por la DrC Neyla Beatriz Santiesteban Collado, jefa del servicio de trasplante de órganos abdominales en Holguín.

Para esta cirujana “este centro se convirtió en nuestro hospital y la sala de trasplante en una extensión del hogar”, afirma al resumir el lugar que ocupa en ella esta institución, que en estos días cumple 25 años de su puesta en funcionamiento.

“El servicio de trasplantología comenzó casi desde los inicios del hospital. Nosotros mismos montamos la sala con sus camas, mesitas de los pacientes y todo el equipamiento”, detalla.

Al escucharla se nota su amor por lo que hace, de las magníficas relaciones existentes con todos los integrantes del equipo de trabajo, quienes, a decir de ella “se comunican constantemente y preocupan por cada paciente, para formar una gran familia, desde los profesionales de mayor graduación, el personal de enfermería, técnicos, hasta los de apoyo”.

Sobre su especialidad, revela que desde que estudiaba en el preuniversitario sabía lo que iba a ser. “Dije: voy a coger la carrera de Medicina para ser cirujana y así fue. Entré a la universidad en septiembre y ya en octubre estaba en el cuerpo de guardia de traumatología”.

“La trasplantología la escogí siguiendo los pasos de mi esposo, el doctor José Lorenzo Díaz, líder de trasplante en la región. En ese entonces era mi profesor y me motivó a seguir sus pasos”, afirma con orgullo.

Destacada que tanto en lo profesional como en el matrimonio han logrado una química especial, para seguidamente agradecer su apoyo, al igual que el de sus padres, que son muy importantes en su vida. “A veces eran más de 48 horas en el salón y ellos se mantuvieron en la retaguardia, cuidando de nuestro hijo y apoyándonos. Sin ellos nada sería posible”.

Aunque el servicio de trasplantes lleva detenido hace varios meses, a raíz de la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo económico, que afecta de manera decisiva esta especialidad extremadamente costosa, la doctora no descansa, pues se mantiene activa en la cirugía general, además como docente y en la atención a trasplantados. Pero confiesa extrañar mucho su actividad fundamental. “El salón es mi felicidad”.

Dice, además, que tanto para su esposo como para ella “es un anhelo, un sueño convertir al hospital en centro regional de trasplante hepático”.

Aclara que en el país solo existe una institución con esas características, ubicado en la capital, por lo cual el paciente que no vive cerca y lo necesita debe requerir ese servicio en La Habana o no puede recibirlo. “Nosotros hemos realizados alguna intervenciones de este tipo, pero son muy costosas. El sueño no se ha detenido y nuestro principal objetivo es llegar un día a consumar este propósito en favor de los enfermos”.

Enamorada de su profesión, la doctora cuenta que sus experiencias han sido innumerables. “Los trasplantados son pacientes nuestros toda la vida. Duele mucho cuando alguno tiene que ingresar después por algún motivo o cuando hay un fallecido. El trabajo con los niños también tiene experiencias que marcan, ver su evolución causa alegría”.

Neyla afirma que un médico nunca termina de aprender. “Siempre hay que investigar y motivarse por adquirir nuevos conocimientos. En lo personal me siento satisfecha con los resultados como profesional y con los pacientes”.

Deja un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

*

code

...
Aylen M. Guerra Cruz
Lic. Ciencias de la Información

Últimos Comentarios

© 2008 - 2024 Infomed Holguín - Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas