Inicio » Actualidad »

El nasobuco llegó para quedarse

Distanciamiento social, vigilancia y sistemas de salud más fuertes son clave para controlar COVID-19Tiene diversas denominaciones en el mundo: tapaboca, cubreboca, mascarilla, respirador o nasobuco. Hay desechables, profesionales, modernos, cómicos, originales hasta caseros; sin embargo, no importa cómo se les llame o de qué estén confeccionados, lo importante es su uso- rectifico- su buen uso.

Desde la irrupción del nuevo coronavirus SARS-CoV2 en el mundo se llamó a su empleo consciente, como una de las principales medidas de prevención contra la COVID-19.  La creación popular ha sido incontenible alrededor del nasobuco y por eso hemos visto de todos tipos, formas y colores. Las mujeres han dado la nota, por ello las más presumidas hasta los combinan con el vestuario y otras portan dos y tres en la cartera por “si les coge tarde en la calle o el trabajo”.
nasobuco h1
Talleres de costura estatales fueron decisivos en la confección de esta nueva prenda ya imprescindible entre los cubanos, mientras que a nivel de barrio muchas especialistas del pedal y también otras no tan profesionales, pero sí con deseos de contribuir en la tarea, dieron y todavía dan su aporte.
Cierto que en Cuba no pocos le hicimos rechazo a mantener cubierta casi toda la cara, hasta algunos afrontaron las consecuencias de su desobediencia a una normativa impulsada por el sistema sanitario por el bien personal y colectivo, sin embargo, ahora es difícil ver a alguien en la calle, centro laboral, unidad sanitaria o en otro establecimiento público sin el nasobuco, a pesar de la calor y en el caso de Holguín, de estar en la Fase 2 pos-COVID-19, cuando es menos la exigencia por traerlo puesto.
Hoy al mirar hacia los meses de duro enfrentamiento a esa enfermedad altamente contagiosa y mortal, es imposible dejar de reconocer cuánto y cómo ha ayudado el nasobuco a protegernos y así evitar, además, de un mayor contagio del nuevo coronavirus, a disminuir la morbilidad de resfriados tan frecuentes en la población infantil y adulta en este período.
La siempre consejera de asuntos de salud, la epidemióloga María Eugenia Escobar Pérez nos comentaba en esta semana, que las infecciones respiratorias agudas (IRA) son causante de alta y frecuente concurrencia de personas al médico, alguna de ellas por los tan famosos y complicados catarros y gripes, cuya forma de trasmisión es igual a la de la COVID- 19, por las vías respiratorias.
Ella, como otros epidemiólogos y médicos de asistencia confirman que las IRA han disminuido en la provincia de Holguín en relación con el año anterior en 9,0 por ciento, a pesar de que la pesquisa casa a casa se ha identificado desde marzo hasta acá en busca de la población con algún síntoma o signo respiratorio, medida de prevención contra la COVID-19.
Cierto que no es solo el nasobuco ha posibilitado bajar la morbilidad de las IRA, pues esta medida ha estado acompañada por otras muy importantes, también, como el aislamiento físico y el lavado frecuente de las manos con agua y jabón y la desinfección con hipoclorito de sodio y otras sustancias.
Pero como el nasobuco llegó para quedarse resulta imprescindible insistir en su empleo correcto, con el objetivo de que cumpla su función: proteger al que respira o a la persona que está próxima, para lo cual es preciso cubrir la nariz y la boca hasta debajo de la barbilla y no quitarse ese medio al toser o estornudar.
La marcarilla debe quedar ajustada, los lazos se asegurarán detrás de la cabeza o con cinta elástica por la parte posterior de las orejas; cuando sea de fabricación casera es preciso incluir varias capas de tela y el tejido debe ser, preferentemente, de algodón.
El nasobuco no se usa en el cuello ni en la cabeza, debe llevarse cuando se concurre a centros asistenciales, lugares cerrados de atención al público, sitios públicos, zonas con aglomeraciones de personas y en otras áreas donde el ambiente o condiciones indique su empleo.
Este medio de protección no produce daño, ni hipoxia (falta de oxígeno) o intoxica con los gases que salen por tu boca y nariz producto de la respiración, como algunos esgrimieron al inicio de recomendar este accesorio en la prevención de la COVID-19.
Siempre recordar que sus beneficios son mucho más, porque como barrera protectora impide que agentes infecciosos, como virus, bacterias, polvos, tóxicos, entren a tu cuerpo y enfermes.

Deja un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

*

code

...
Lic. Karen Magda Peña Rodríguez
Editora Principal | Licenciada en Bibliotecología e Información Científica.

Últimos Comentarios

© 2008 - 2022 Infomed Holguín - Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas