Inicio » Celebraciones »

1ro de Junio: Un día diferente

Día internacional de la infanciaEn Cuba la infancia ha sido la menos golpeada por contagios del virus Sars Cov-2 y los pacientes pediátricos no han presentado grandes complicaciones, pero el alcance psicológico del aislamiento, la privación del contacto con sus pariguales, los reajustes en el ámbito docente y todos los cambios que esta pandemia trajo a las rutinas de los menores tienen un impacto aún por medir.

Ahora que está por llegar el primero de junio nos aprestamos a celebrar la vida, el principio, pero en esta ocasión, como en los últimos meses, todo se resiste a ser normal, vivir se ha vuelto extraordinario. Puedo escribir una lista infinita de lo que no haremos el día primero, solo mencionaré algunas.

No iremos de picnic.
No nadaremos en las playas o piscinas.
No correremos a alborotar al parque.
No asistiremos a espectáculos o conciertos en teatro alguno, ni al cine o los museos.
Aunque será lunes, no abrirán las aulas.

Triste panorama puede parecer, visto de este modo, para niños que llevan ya más de dos meses en aislamiento y anhelan la normalidad como antes anhelaban las fiestas. Pero no tiene por qué ser así, con la creatividad tan entrenada como la tenemos por estos días, el primero de junio de 2020 puede inscribirse en la memoria de nuestros hijos como el mejor o más singular día de la infancia vivido o por vivir.

Sé que los padres también estamos agotados por el tema coronavirus, los que teletrabajan, los aislados por ser personas en riesgo, los que están afuera laborando en condiciones extraordinarias, somos los mismos que plantamos cara a las ecuaciones más difíciles de las teleclases y hemos tomado hectolitros de café imaginario, hecho voces de tiranosaurio rex, nos hemos disfrazado de payasos, hemos pintado con acuarelas, hecho todas las manualidades que nuestras dos manos permiten y dormido a todos los bebes de goma del mundo; pero no nos podemos cansar del intento perenne de hacerles la cuarentena más llevadera e incluso fértil.

Un desayuno especial, una postal hecha en casa, un torneo de dominó o monopolio, una maratón de películas divertidas, aunque no sean de estreno, bañarse con una manguera en el patio o el jardín, acampar en la azotea, cocinar juntos, crear esculturas de papier maché, son actividades que pueden darle al día un color diferente.

Regalar un diploma, como ya he visto en las redes, donde reconozcamos a los pequeños por haber permanecido en casa, por ver las teleclases, lavarse bien las manos y ser pacientes es una idea muy original que intenta estimularlos y reconocer la responsabilidad en formación. Premiar su esfuerzo, pese a que a veces nos han colmado la paciencia, les ayudará a soportar mejor el tiempo que resta, dará valor adicional a la estancia en el hogar y les mostrará que apreciamos su esfuerzo.

Las anteriores son solo algunas ideas, lo importante es volver trascendente el día de la infancia, entre tantos que parecen iguales e interminables, porque esto pasará, pero cuán rápido depende de que conservemos la calma, cumplamos con los requerimientos de las autoridades, mantengamos el distanciamiento, hagamos el trabajo que a cada cual corresponde y los que podemos o debemos, esperemos en casa a que la nueva normalidad regrese, una en la que valoremos de forma diferente la higiene y la proximidad entre las personas, el tiempo con los otros, la salud.

Deja un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

*

code

...
Lic. Karen Magda Peña Rodríguez
Editora Principal | Licenciada en Bibliotecología e Información Científica.

Últimos Comentarios

© 2008 - 2022 Infomed Holguín - Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas